La feria del libro es un acontecimiento que todos los escritores experimentamos en alg√ļn momento. Este suceso es una oportunidad para darse a conocer y conseguir consolidar nuestra marca personal. A continuaci√≥n, te hablar√© de mi experiencia en la firma de ejemplares de mi novela hist√≥rica para que le saques el m√°ximo partido a tus eventos.

Una sonrisa emp√°tica es el mejor marketing literario

Cuando hablo de sonrisa emp√°tica me refiero a mostrar una actitud alegre acompa√Īada de un verdadero inter√©s por el lector. Cuando fui a la feria del libro no pude evitar sorprenderme por la actitud de otros escritores. La mayor√≠a estaban dispuestos al otro lado de las mesas repletas de libros observando a la gente pasar. Estaban colocados en l√≠nea como los jueces de un tribunal, lo cual intimida un mont√≥n. Si no hay muchos asistentes en la feria del libro el efecto se multiplica.

Durante todo el evento no dude en entablar una conversaci√≥n con cualquiera que se acercara. Prefer√≠ prescindir de la silla y me pase√© por la parte de fuera. Los pies me estaban matando, pero sab√≠a algo que los dem√°s parec√≠an olvidar. Los seres humanos aprendemos por imitaci√≥n, nuestro instinto nos empuja a emular la actitud del que tenemos delante. Aseg√ļrate de contagiar una sonrisa emp√°tica y predisp√≥n positivamente al lector. No te quedes mirando en silencio desde lejos.

Evita las preguntas obvias durante la feria del libro

Sea una firma de libros, la presentaci√≥n de una novela o una feria del libro en Madrid Sur evita las preguntas obvias para no quedar como una imb√©cil. Una persona que no le interesa la lectura, ni para s√≠ mismo ni para otros, no pierde el tiempo en acercarse a un stand lleno de libros. Por tanto, preguntas como ¬Ņte gusta leer? o ¬ŅTe interesan los libros? son recursos bastante sosos.

Esa persona no tardará mucho en querer huir de ti. Solo tendrás unos segundos para convencerle de que vale la pena escucharte. Quedando como un idiota está claro que no vas a conseguirlo. En su lugar, averigua la razón por la que se ha acercado o haz que se divierta. Hacer reír a la gente es una buena manera de retenerla. Intenta hacerle preguntas que necesiten una respuesta elaborada.

Escucha a tu p√ļblico para encontrar puntos de conexi√≥n

Durante las tres horas que estuve en la firma de libros, me acercaba a las personas interesadas, indagando sus lecturas favoritas. Buscar puntos de conexi√≥n entre tu libro y los gustos del lector solo se puede hacer de una forma. Escucha lo que te dice. Un error com√ļn es esperar a que el cliente call√© para lanzarle el libro. Ignorar las objeciones de los lectores y mostrar desesperaci√≥n es lo peor que puedes hacer.

En su lugar, pon atenci√≥n a sus comentarios y busca cosas en com√ļn con tus libros. Mientras estuve en la feria del libro de Madrid Sur, me acerqu√© a un chico que pertenec√≠a a una asociaci√≥n cultural del barrio. El tipo de persona que sabe lo dif√≠cil que es hacerse un hueco en el mundo editorial. En especial, para aquellos que no tenemos muchos recursos econ√≥micos. La simple menci√≥n de mis or√≠genes en mi biograf√≠a le espole√≥ a comprarme el libro. Venir de una familia obrera no lo considero ni un m√©rito ni una verg√ľenza, solo es una parte ineludible de mi realidad. Aunque es la primera vez que me pasa esto, no deja de ser un punto de conexi√≥n gracias al cual puedo a√Īadir otro lector a la lista. La ambientaci√≥n, la biograf√≠a, la tem√°tica o los personajes pueden actuar de puente entre autor y lector.

Una retirada a tiempo es una victoria

Pasados diez minutos de mi primera venta, se acerc√≥ una pareja joven. Ella paseaba los dedos por los libros, pero √©l se manten√≠a con los brazos cruzados supervisando su labor. Decid√≠ entablar una conversaci√≥n con √©l. Desde el primer momento me dejo claro que no le√≠a demasiado y que era ella la amante de la lectura. El impulso natural de un escritor novel ser√≠a acercarse a la persona que esta pegada al libro, pero vender requiere fijarse en el entorno. Una persona que no disfruta de las compras solo acompa√Īa a los centros comerciales a la gente que quiere.

Dejé que ella tocara el libro, lo referencié con otras lecturas para comparar su temática, busqué una conexión. Aunque mis ejemplos no valieron para gran cosa, exclamó que tenía buena pinta. A continuación, hubo un silencio prolongado y una mirada furtiva a su marido. Les dije sin más que no seguiría dándoles la chapa, hablar más de la cuenta puede joderte una venta. A los 10 minutos de irse, él volvió solo y compró el libro para ella. No des demasiadas explicaciones para que compren tu libro, observa el lenguaje corporal de tus lectores.

El peligro de dejar tu referencia durante la feria del libro

Despu√©s de la embriagadora sensaci√≥n de la venta, observ√© a una mujer de avanzada edad con su nieta. Me acerqu√© a ella e intent√© referenciar mi libro, seducirla, hacerla re√≠r, empatizar con su situaci√≥n. Al igual que yo, tiene una monta√Īa de libros en casa a√ļn por leer, as√≠ que la parte de la empat√≠a no fue dif√≠cil. Sin embargo, estaba claro que no deseaba comprar en ese momento. He vendido bastante para saber que atosigar a un lector no es una buena idea. As√≠ que apunt√© en un papel el nombre del libro y mi propio nombre y se lo di.

¬°¬ŅC√≥mo es posible que sea tan est√ļpida?!

Si le das a un cliente un post-it con tus datos, lo más fácil es que haga una bola y lo acabe tirando. Estaba tan obnubilada por mis anteriores ventas que olvide lo más elemental. Siempre que puedas consigue la referencia del cliente, envíale los datos de tu libro. Esto demuestra que saberse la teoría, no construye a un buen vendedor. Se necesita la velocidad de adaptación y la prudencia de no dar las cosas por sentadas. Estas habilidades solo se consiguen a través de la experiencia práctica. Prueba y error hasta automatizar tu cerebro para que te salga de manera natural. Tengo mucho que aprender todavía.

No subestimes la asistencia reducida en la feria del libro

Al finalizar la firma de libros me di cuenta de las pocas personas que habían acudido. El segundo piso de un centro comercial entre semana con un pasillo entero presidido por un tribunal literario no atrae a mucha gente. Sin embargo, uno de los libreros me dijo algo interesante.

‚ÄúCuando hay mucha gente, tampoco se vende tanto. Cuando viene menos gente se suele vender m√°s‚ÄĚ

De camino a mi casa estuve pensando en esa reflexi√≥n y me imagin√© la feria del Retiro con su incesante ir y venir de lectores. Tan masificado, abundante y estresante. Puede que, a nivel individual, en aquellas librer√≠as que no tengan un autor importante firmando, no vendan lo suficiente para que salga rentable el stand. A nivel porcentual, tuve el 40% de ventas de todas las personas con las que habl√©. No subestimes los n√ļmeros reducidos, de nada sirve un traj√≠n continuo de personas si todos te ignoran.

Expectativas para tu próxima firma de libros

Acudir a la feria del libro de Madrid Sur ha sido una experiencia enriquecedora. A√ļn con mis meteduras de pata, me ha servido para practicar mis artes persuasivas. Adem√°s, te sirve para conocer de primera mano las objeciones de tus clientes. Siempre puedes aprender algo de la experiencia.

Cuando acudas a la feria del libro, procura contagiar entusiasmo y escuchar a tus lectores. Ten claro el valor de tu libro y los beneficios que puede conllevar su compra. Si eres capaz de empatizar con la gente y explicar las virtudes de tu libro de manera clara y concisa, seguro que consigues hacerte un hueco en el competitivo mundo literario.

Gracias por leer hasta el final, te espero en el pr√≥ximo art√≠culo. Ap√ļntate al Newsletter para no perderte ninguna novedad. ¬°Qu√© tengas una semana de novela!