A todos nos gustaría vivir de escribir y aumentar los ingresos como autor hasta conseguir un buen nivel de vida. Soñamos con frecuencia con renunciar a nuestro trabajo y dedicarnos a nuestra pasión. Sin embargo, muy pocos son los que consiguen hacer de la escritura su profesión. Te dejo unos valiosos consejos para conseguirlo.

Compensa con cantidad sin renunciar a la calidad

Para cualquier escritor el inicio de todos los sueños empieza por escribir. Es obvio que, si quieres vivir de ello, tendrás que sacar toda la creatividad que llevas dentro. Sin embargo, no tendrás la suerte de escribir un best seller que te libre de tu trabajo actual. El público es muy exigente y tendrás muy difícil llegar a ellos con un solo libro que se vuelva super ventas. La clave es escribir muchos y de buena calidad.

Te será mucho más fácil aumentar tus ingresos si tienes muchos libros que si tienes pocos. Los lectores que se sientan repelidos por un libro concreto pueden comprarte el siguiente. Y aquellos que les guste tu estilo se interesarán por el resto de los libros que hayas escrito. Tus creaciones crearán una red donde atrapar al público.

Hace poco te hable de la perseverancia del escritor, y una buena forma de escenificarte esta cualidad indispensable es ponerte como ejemplo a Corine Tellado. Una autora española con un legado de 4000 títulos publicados en 56 años de carrera literaria. Como puedes comprobar construyó una red inmensa donde atrapó a un gran público con sus obras traducidas a 27 idiomas. Esto la convierte en una gran fuente de inspiración e ingresos.

Escribir para otros profesionales

Escribir no es sencillo y muchas personas, aunque con buenas ideas, no saben expresarse en un texto. Otras directamente no tienen tiempo para dedicarse a ello. Ser un escritor fantasma, significa escribir los libros a otra persona a cambio de una remuneración. De la misma forma que un compositor crea canciones, pero no necesariamente las interpreta, puedes poner tu talento literario a trabajar para otros. Esta practica aumentara tus ingresos como autor y tu destreza.

Si crees que ser escritor fantasma puede llevarte mucho tiempo, puedes escribir artículos para empresas. No tiene que ser para páginas relacionadas con la literatura, sino que puedes moverte en cualquier campo. Si tienes una carrera de informática o se te da genial la decoración, puedes escribir sobre ello. No solo ganarás dinero, sino que moverte en varios sectores te permitirá adquirir experiencia que puedes usar como acicate para escribir tus libros. Yo misma escribo en varios blogs. Te dejo un artículo que escribí para amortizar mi carrera de geología.

Apuesta por el merchandising

Como artista tienes una imagen, puedes plantearte vender productos relacionados con los gustos de tu audiencia. Usa tu página web para vender marcapáginas, bolígrafos, cubiertas para libros y cualquier otra cosa que se te ocurra que les pueda gustar.

También puedes darle una vuelta de tuerca, personalizando dichos objetos. ¿Por qué no hacer un marcapáginas de tu libro? ¿O vender camisetas chulas sobre tus personajes? No solo ganarías dinero de esos productos, sino que harías publicidad indirecta. Obviamente esto te llevará más tiempo, pero no es imposible. ¡Atrévete a matar dos pájaros de un tiro!

Comparte tu conocimiento con otros

Si además de escribir, se te da genial la docencia puedes plantearte dar clases a personas que estén empezando. Ahora con zoom puedes dar clases online sin desembolsar una cantidad importante. Mi profesor de inglés se saca un dinero al mes así y solo le lleva una hora de su tiempo al día. Puedes optar por dar la clase a varios a la vez o separado, los límites los pones tú.

Compartir tus conocimientos con el resto de los escritores, puede ser una fuente de ingresos interesante si llegas a tener bastantes alumnos. No importa si editas, corriges o tienes una editorial, dar clase puede ser un trampolín para tu carrera artística. Si se te da bien hablar en público, no dudes en valerte de ello para aumentar tus ingresos como autor.

Suscripciones para clientes premium

Si tienes una página web propia puedes plantearte hacer una diferencia entre tus suscriptores gratuitos y otros premium. Obviamente debes pensar primero en una oferta lo bastante atractiva para que les compense pagarte alguna mensualidad. Nadie paga al mes para recibir publicidad.

Te recomiendo que las suscripciones de pago no las pongas al principio de tu actividad cuando no tienes apenas una comunidad que te siga. Deja que te conozcan y después dales la opción de incluirse como suscriptores de pago. ¡No les obligues! Todas las empresas tienen un servicio gratuito incompleto y otro de pago con todos los beneficios. Como autor esos beneficios podían ser invitaciones a eventos, regalos, sorteos y muchas cosas más. En cuanto al precio no te pases, es más fácil que 100 personas paguen 2€ que 20 personas paguen 10€.

Apaláncate en el talento de otros

En la apasionante profesión de escribir te encontrarás a otros autores de tu propio gremio. Personas que al igual que tú tienen dudas o las tendrán en algún momento. Quizás están buscando una editorial o un corrector para si mismos. Si has quedado a gusto con los servicios de un profesional y tienes una página web propia, puedes plantearle la posibilidad de asociarse contigo.

Si llegáis a un acuerdo, puedes llevarte una comisión de los clientes que contraten sus servicios a través de ti. Lo mejor de esta táctica es que no tendrás que invertir tu propio tiempo, podrás apalancar tus ingresos al tiempo de otra persona. Te dejo la opinión al respecto de John D. Rockefeller.

Prefiero ganar el 1% del esfuerzo de 100 personas que el 100% de mi propio esfuerzo.

Entrevistas y conferencias a gogo

Si consigues bastante renombre puede que la gente te pague por entrevistarte o para que des una conferencia en público. No es un ingreso seguro y muchas veces interesa no cobrarlo. Puede ser más atractivo poder llevarte tus libros para venderlos allí como si de una feria convencional se tratara. Sin embargo, si terminas haciéndote escuchar y tienes una agenda apretada, puedes negociar con la cadena de turno para llevarte alguna remuneración. Si no es dinero pueden darte otra cosa a cambio. Yo en mi última entrevista obtuve un descuento exclusivo para servicios de Booktrailer.

La cosa es crear una relación de ganar-ganar.  Al fin al cabo les estás haciendo un hueco en tu agenda sacrificando tiempo que podrías estar escribiendo. Si esto te parece rastrero, recuerda que un buen profesional jamás trabaja gratis. Ya sabes, quien no llora no mama.

Sinergias entre profesionales del gremio

En este punto me refiero a conseguir apoyo de otros autores a través de críticas, comentarios o tertulias. No se trata tanto de obtener dinero por la transacción o venta de ejemplares y talentos, sino derivar lectores a nuestro canal de venta.

Las medidas indirectas de ganar ingresos son las que mejor funcionan. Recibimos llamadas todos los días que solo buscan vendernos algo. Los comentarios son una forma de atraer clientes que compren tus libros sin ser una pesadilla para ellos. Apóyate en tus compañeros, incluso ellos pueden ser tu público en algún momento. No subestimes el potencial de las reseñas para aumentar tus ingresos como autor.

Traducir textos a otros idiomas

Yo soy bastante pez en los idiomas, pero si eres una persona diestra en este aspecto puedes sacarte un dinero. Aprender un idioma lleva años y si le has dedicado tiempo suficiente, muchas empresas se te rifarán. Cuantos más idiomas sepas mayor cantidad de ingresos puedes obtener y el ser escritor te pondrá una estrella más en tu currículo.

Cada día vemos su importancia en los trabajos convencionales, los idiomas se han vuelto imprescindibles de cara al público. Puedes traducir pequeños textos en paginas de empresas o en productos para empezar. Si tienes más soltura atrévete a traducir un libro entero y aumentar los ingresos como autor.

¿Conoces otra fuente de ingresos? Participa y apúntate al Newsletter para obtener descuentos exclusivos.