Muchos escritores se preguntan como documentarse para escribir novelas. Sin importar el género de nuestra novela, documentarse para escribir es una labor fundamental. Una buena documentación te permite perfilar un buen escenario para tu trama. Convirtiéndola en una novela interesante y sobre todo verosímil. En este artículo te daré las pautas necesarias para documentarte con éxito.

Los primeros pasos antes de escribir

En primer lugar, debes elegir el nivel de documentación que necesitas para tu historia. No será lo mismo documentarte para escribir una novela ambientada en el Imperio Romano, que hacerlo para narrar las vivencias de personajes que trabajan en un teatro. Es probable que tengas que investigar de manera más exhaustiva en el primer caso. La clave es tener claro que es lo que quieres saber. A continuación, podrás usar infinidad de herramientas para conseguirlo.

La herramienta más utilizada en un primer momento es Internet. La globalización nos ha permitido tener un nivel de información altísimo a un solo clic. De esta manera, conocimientos que no están a nuestro alcance físico, podemos consultarlos en poco tiempo. Algo imposible hace 50 años. No obstante, debemos tener cuidado.

Cualquiera puede utilizar internet y las fuentes de las que derivan la información no tienen porque estar contrastadas. Por ello, tomar como una doctrina todo lo que pone en la Wikipedia es un error. Yo estuve a punto de caer en la tentación, en los aspectos más elementales. Uno de los personajes históricos de mi novela Bajo el mismo sol, tenía un nombre distinto en la Wikipedia. Cuando consulté un libro de la biblioteca, tuve que revisar toda la novela para cambiar el nombre del personaje.

Una manera eficaz y fácil de evitar la “paja” que hay en Internet es ajustar las búsquedas a documentos como revistas, informes, tesis y libros. En Google, tienes la opción de filtrar los resultados, mediante Google Scholar. De esta manera solo te aparecerán estudios contrastados y no opiniones. Algunos archivos están protegidos o no están disponibles desde un ordenador personal. Esto se debe a su pertenencia a alguna entidad privada, algunas de ellas, fuera del nivel adquisitivo de una persona de clase media.

La utilidad de las bibliotecas para documentarse 

Las bibliotecas y universidades suelen tener contratos con las empresas responsables y pueden utilizar sus servicios. Siempre y cuando, la consulta se haga dentro del centro. Si estás estudiando en una universidad o eres miembro de alguna biblioteca de tu ciudad, puedes intentar buscar esos archivos y consultarlos. No hace falta decir que en ambos lugares también tienes libros que puedes consultar en cualquier momento. También puedes ver películas o documentales sobre tu temática.

Por supuesto, puedes salir a la calle y pasear, literalmente, por la historia. Si tienes la sagacidad de ambientar tu novela en tu propia ciudad, no dudes en visitar los edificios construidos durante aquellos años. Visita museos y pregunta cualquier duda a los guías. No te conformes como hace la mayoría.

No dejes que el ego contamine tu novela

Ser autodidacta es muy útil y desde luego, muy económico. Sin embargo, existe cierta información que es difícil de encontrar. En lo que respecta a las relaciones sociales, costumbres, clases, vida cotidiana… No es fácil encontrar información. Quizá quieras poner el foco en cómo era el día a día de las personas más pobres de Francia en el siglo XIII o como era la vida de una monja de clausura. Ha llegado el momento de consultar a un especialista.

El tiempo es el activo más valioso que existe y tienes que pensar si te sale rentable tirarte años estudiando las costumbres medievales, en lugar de realizar labores más productivas. Hay un sinfín de profesionales que han dedicado su vida al estudio de lo que estás investigando. Ellos saben más que tú. No te cortes, pídeles ayuda.

Visita museos, universidades o cualquier otro lugar que se te ocurra donde trabajen estos profesionales. Habla con respeto y sin tapujos. Di lo que quieres y escucha con atención lo que tengan que decirte. Conviértete en un periodista.

Para hacerlo bien, prepárate unas preguntas. Así, el día de la entrevista no saldrás con la sensación de haber metido la pata. Improvisar no es una buena idea. Es recomendable que leas o te informes del periodo histórico que te interesa, para entender lo que tu entrevistado te cuente. No vayas sin haber leído nada. Harás perder el tiempo a esa persona y a ti mismo. Llévate un cuaderno para tomar nota. Pero, ante todo escucha a la persona que entrevistas. Pídele permiso para grabar la conversación, así podrás revisarla después y prestarle atención. Si a pesar de todo, te resistes a eso de pedir ayuda, recuerda; con vergüenza ni se come ni se almuerza.

Consejos para mejorar la productividad

Cuando yo empecé a investigar sobre el último cuarto del siglo XVIII para mi novela Bajo el mismo sol, cometí un error muy estúpido. No apunte los principales eventos históricos que afectaban a mis personajes. Por tanto, a medida que avanzaba la trama tuve que volver atrás, para ver quien había ganado determinada batalla o como había quedado el mapa político y social en ese momento. Para evitar dolores de cabeza, apunta en un cuaderno los eventos históricos más importantes. Así como toda la información relevante para la ambientación de tu novela.

Otro consejo es que empieces de más a menos. Es decir, si vas a escribir una novela en Francia a finales del siglo XVIII, te conviene leer algún libro sobre la historia de Europa en el siglo XVIII. Rara vez interviene un único participe en los conflictos. La política, la economía, las guerras son una respuesta a una serie de relaciones humanas y conviene saber los intereses y las razones que mueven a cada parte. Leer un libro más general nos dará el marco histórico y a partir de ahí, podemos enfocarnos en una parte concreta. Como consecuencia, entenderemos mejor las decisiones de cada integrante.

Por ultimo y más importante, no te obsesiones con la documentación. No tienes ninguna necesidad de ser un experto. Simplemente entiende la sociedad en la que te mueves, haz alguna anotación y resuelve tus dudas con expertos. Te garantizo que, con eso, tendrás un nivel muy superior a la media.

Puedes consultar nuestros consejos para escribir novela histórica y unirte a la comunidad para no perderte nada.