Walker Showerd es uno de los personajes principales de la trama, en cuyas venas corre la sangre de la tribu Mohawk. Como mestizo desvinculado de sus raíces practica pocas costumbres propias de su clan. Siendo su hermana Margaret la que más conoce el legado de la tribu Mohawk. A continuación, podrás conocer algunas curiosidades de esta tribu.

El maíz era la fuente de su riqueza

Como un pueblo basado en la cultura agr√≠cola, los Mohawk basaban su econom√≠a en la agricultura. Siendo la producci√≥n del ma√≠z el n√ļcleo de la producci√≥n. Los principales cultivos que supon√≠an una parte sustancial de su dieta consist√≠an en frijoles, habas y calabaza. Aunque tambi√©n recolectaban frutas, bayas y champi√Īones. As√≠ como abastecerse de la caza de osos, conejo, alce y algunas aves.

Gobierno matriarcal de la tribu Mohawk

Aunque las decisiones bélicas, comerciales y la caza la llevaban a cabo los hombres, se trataba de un sistema matriarcal. Mientras tanto, las mujeres se encargaban de la política y la administración de los recursos. La mayor muestra de poder de las mujeres en el clan Mohawk era la elección del jefe.

Cuando el jefe del clan moría, era la mujer más anciana la que se encargaba de elegir un nuevo líder. Debido a la importancia que daban a la consanguinidad, solían elegir a miembros varones de su propia familia. Sin embargo, si consideraban indigno a este siempre podían elegir a otro.

Por tanto, aunque el gobierno mohawk estuviera compuesto por hombres, eran las mujeres las que elegían. Los hombres debían hacerse responsables y dar explicaciones a las mujeres de sus acciones.

Vivian juntos en grandes casas

A menudo se conoce a la tribu Mohawk como los moradores de las longhouses. Los miembros de la tribu vivían en enormes casas largas fabricadas de madera con techos de corteza de olmo. De varios metros de longitud, podían albergar a 60 familias. Aunque los hombres se encargaban de su construcción, eran las mujeres las que se encargaban de manejarlas.

Sus creencias religiosas basadas en pilares de vida

La religión de la tribu de los Mohawk circulaba alrededor de las cosas que imperaban en su vida. Eran politeístas y creían en una serie de dioses que se manifestaban a través de su entorno. Así tenían espíritus del viento y los truenos, como diosas representadas por el maíz, el haba y la calabaza.

La fama guerrera de la tribu Mohawk

Las tribus de los Mohawk eran acérrimos guerreros en el siglo XVIII. Ya fuera para ingleses o franceses, gozaban de la fama de un clan indomable. Fuertes y ambiciosos se unieron en una firme confederación para luchar contra las invasiones europeas.

Posteriormente, defendieron su territorio de los estadounidenses. Incluso hoy día no se trata de un clan indígena extinto. Algunos de sus descendientes viven hoy día en territorio canadiense.

Luchadores de gran sensibilidad

Aunque eran guerreros, también tenían una vena artística que les hacían creadores de preciosas artesanías. La talla de máscaras se consideraba un arte sagrado y los collares con cuentas de conchas eran usadas incluso como moneda de cambio.

Es difícil sacar información de las costumbres más cotidianas de las tribus indígenas. Estas lagunas de información son constantes en las novelas históricas. Una iniciativa que tuve para solventar esto fue inventarme las pulseras matrimoniales. Si quieres descubrir de que se trata solo tienes que leer la tercera parte de Bajo el mismo sol.

Al final nos encontramos que el protagonista de Bajo el mismo sol, no pertenece a una tribu cualquiera. Pertenece a la tribu Mohawk, un pueblo con una gran historia.

Espero que te haya gustado este artículo histórico sobre los Mohawk. Si deseas indagar más en la ambientación histórica de la novela Bajo el mismo sol, solo tienes que apuntarte al Newsletter. Nos vemos en la siguiente publicación, ¡qué tengas una semana de novela!